Santi


Santi, tiene claro que su vida no es mejor que otra, mas que su vida sólo le sirve a él y debe respetar todas las formas de vida, pues todas son válidas. Prefiere mantenerse en el anonimato todo lo que pueda, dado que él no entiende el significado de maestro y discípulo, ya que todos somos maestros aceptadores de nuestras propias vidas y lo que le va bien a una persona, no le tiene porque ir bien a otra, debido a nuestra pluralidad, y sobre todo no está de acuerdo en que personas, religiones, gobiernos, familias... intenten alinear pensamientos o creencias con las propias constantemente por muy dulces que pudieran parecer. Él no viene a sentar cátedra, él viene empujado por la vida a mostrar su forma de ser, no busca nada de nadie, no viene a vender nada, ni a alimentar un Ego hambriento... solamente a pasar un buen rato en familia siendo honesto.. y reír un poco También hablará de uno de los grandes secretos, el poder de algunas plantas medicinales, las cuales pueden hacer que veamos que somos libres para llevar el tipo de vida que deseemos, no son necesarias, pero pueden ayudar a sacarnos cadenas muy pesadas.

Su forma de vida:
La Ley del Mínimo Esfuerzo, Sentido Común, Salud y Amor.

Santi es una persona respetuosa con la suficiente determinación para ver y sentir un Mundo en total libertad, en un proceso que le permite no ser una presa del sistema, transformándose en un nuevo sistema donde rige el sentido común y la libertad total, la cual lejos de ser un caos, fluye en total armonía con todas las leyes del existir; Compartiendo toda la luz que habita en nuestros corazones entre todos los hermanos de la Madre Tierra, iluminando cada paso en esta bonita historia de amor que es la vida.

"Medicina para el alma. La ley del minimo esfuerzo. Sentido común. libertad, honestidad, salud y amor"



En esta ponencia quiere hacer llegar una forma de vida sencilla y clara, una forma de vida con EL MÍNIMO ESFUERZO, pues entiende que la vida va sola, al igual que los astros, las células de nuestro cuerpo, o al igual que el agua del río. Fluir y a dejarse llevar por la vida. No tenemos que aprender nada, ni meta que conseguir, no hay que competir con nada ni nadie, pues no existen fórmulas ni técnicas para ser feliz, dado que somos todo lo que existe, existió y existirá, por ello toda la excelencia, sabiduría, amor, felicidad, salud... están dentro de nosotros, cómo también dentro nuestro están todos los ciclos, tales como: la depresión, angustia, tristeza, alegría, paz... por ello no somos solamente un ser feliz o de amor, somos eso y más, somos un todo y en la comprensión de toda nuestra inmensidad y aceptación de la grandeza de nuestro ser, todo cambia, todo cobra sentido y así disfrutamos de todas las horas del día, de todos los ciclos del año, de todos nuestros procesos y emociones.

No cree en religiones, maestros o gurús, aunque acepta que los haya, pero sobre todo invita a forjar al maestro que somos, sentirnos soberanos de nuestra vida y tomar nuestras propias decisiones.

El hombre no necesita de otro hombre para que le diga lo que debe o no debe hacer, ni que le imponga leyes, ni que le gestione su comida, salud o felicidad, y mucho menos que le imponga límites.

Delegar nuestra libertad a un tercero es la semilla de la tiranía.

El Estado es el mayor terrorismo jamás creado por un hijo de la Tierra y encima consentido y alimentado por los que sufren su inclemencia; por lo tanto aceptemos nuestro derecho y deber de LIBERTAD TOTAL INCONDICIONAL, pues sabemos que el hombre es bueno por naturaleza, aunque el medio lo puede corromper, por eso propone una vida en un entorno acorde con la luz que habita en nuestros corazones, viviendo en plena libertad, pues entiende que vivir en plena libertad, es estar en plena comunión consciente con la energía que da forma a todo lo que existe, ser Uno con el Todo.

Utilizando el SENTIDO COMÚN entre todos conectaremos con más conciencia al respirar, al comer, al amar... y a relacionarnos de forma humilde, sencilla y transparente con nuestros semejantes; respetando nuestro entorno, en comunión con la Madre Tierra, una buena base indispensable para saborear el cielo y sus misterios.

Quiere potenciar la HUMILDAD, LA SENCILLEZ Y LA TRANSPARENCIA, ser HONESTOS, donde la mentira o las máscaras no tengan cabida. Entiende que llegamos a esta vida ocupando un cuerpo y nos acostumbramos a actuar, metiéndonos tanto en el papel que nos identificamos plenamente con el cuerpo, hasta que se nos olvida que somos un todo, por lo tanto... potencia la desnudez del alma.

Salud y amor.