Tachyones: al servicio de tu bienestar

"La energía y los productos tachyónicos no han sido difundidos tanto como el movimiento a favor del bienestar; y la palabra tachyón aún no se utiliza tan frecuentemente como la palabra bienestar. En este libro encontrará desde explicaciones sencillas de la energía tachyónica hasta completas indicaciones y recetas prácticas para probar los productos tachyónicos. Considérelo también como una invitación a nuevas experiencias". Martina Bochnik y Tommy Thomsen

Una bienvenida al mundo de los Tachyones
Lee Carroll
"Para ser sincero, yo era una de esas personas que no tienen ni la más mínima idea de lo que es un tachyón. Cuando escuché el nombre por primera vez, ¡me sonó a un tipo de escarabajo! Algo así como "¡cuidado, tienes un tachyón en el hombro!". Después pensé que podría ser un título de ciencia ficción, como "Los tachyones de Zoltar" (una raza venida de un mundo lejano en donde los tachyones han construido una gran civilización). Pero nuevamente estaba equivocado.
Finalmente tomé un diccionario y encontré que, para las principales corrientes de la física, un tachyón es "una partícula subatómica hipotética, que siempre se desplaza más rápido que la velocidad de la luz". Eso me gustó. Ya que mis conferencias tratan generalmente de una forma de comunicación más rápida en principìo que la luz (un hecho indiscutido en la ciencia). ¡Ahora sí que me interesaba!.
Hace muchos años conocí a Tommy Thomsen y Martina Bochnik en Denver (Colorado, Estados Unidos). Su compañía Galaxy N°1 tenía un stand con productos metafísicos en una feria comercial de Denver, y ahí expusieron sus productos tachyónicos al público norteamericano. En ese momento, ni siquiera imaginaba la enorme influencia que esta sorprendente tecnología llegaría a tener en mí.
Yo creo en lo que puedo ver, pero también en lo que puedo "sentir". Me habían contado que los tachyones eran una energía “inteligente”. Son parte de una fuerza universal de la cual todos somos parte, por lo tanto, se convierten en un puente entre la energía de nuestras conciencias y la del universo. A decir verdad, la primera vez que escuché todo eso me sentí nuevamente en Zoltar: parecía no tener ningún sentido en ese momento. Sin embargo, esta impresión cambió rápidamente.
Tommy sabía lo difícil que podía ser creer en una energía invisible que transmite sabiduría, así que me regaló uno de sus objetos de vidrio. Era hermoso, y me gustó su aspecto. Pero... ¿una energía “inteligente”? Puse el objeto en mi bolso y regresé a casa. Tommy volvió a Alemania.
El producto de vidrio no me habló, ni cantó canciones tachyónicas en mi bolso, ni sucedió ninguna cosa extraña. ¡Sólo que el tenerlo cerca me hacía sentía algo muy agradable! De inmediato pareció tener un efecto armonizador, regenerador y de soporte. Rápidamente comprendí que me hallaba frente a una energía física real que también podía trabajar bien sobre temas emocionales y espirituales. Así fue como empecé a llevarlo conmigo durante mis viajes. Y pronto comprendí que lo que Tommy estaba diciendo era verdad. El objeto de vidrio realmente producía algo… que mejoraba todo a mi alrededor.
¿Qué puedo decir? ¡Estoy deslumbrado! En todos estos años en los que el objeto no estaba a mi alrededor, ¡me lo perdía! Parecía tener una cualidad tranquilizadora, como si fuese un compañero... ¿Era solo un pedazo de vidrio coloreado? No. Mucho más, mucho más que eso.
Creo que la energía tachyónica es el comienzo de esa clase de cooperación entre la Humanidad y la energía del Universo que hemos estado esperando. Es, en verdad, un puente de energía inteligente de gran ayuda, que pareciera saber exactamente lo que necesitamos. No es invasivo, sino cooperativo. Es una suave y fuerte energía que he aprendido a respetar y que me encanta tener a mi alrededor. La considero también una "energía personal". Hoy, siempre que tengo la oportunidad, le cuento a la gente acerca de la energía tachyónica y sobre mi amigo "Tommy Tachyón" (ese es el apodo que le puse). También viajo a Alemania, y cuando es posible lo visito. Un día lo voy a sorprender; me pondré el producto de vidrio sobre mi hombro y le diré "¡Cuidado, tengo un tachyón en el hombro!". Sólo que no será un escarabajo. Será algo que es muy real para mí y algo que yo creo que ayudará a mucha gente.
Gracias Tommy y Martina por vuestro trabajo ayudando a revelar esta maravillosa energía a nuestro planeta!"
Lee Carroll
Autor de los libros Kryon, y coautor de los libros Niños índigo