Adela Llerena


Abogada en ejercicio durante más de diez años, especializada en la Empresa.
Asesora Jurídica del S.A.C.U. (Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria).

Emprendedora y Empresaria.
Creadora y fundadora de Zenfloat, S.L., Centro de Flotación y Terapias Naturales
Premio Mujer Emprendedora 2010 por la Cámara de Comercio
Premio a la Innovación por la Junta de Andalucía en 2005
Participante y finalista del Programa 50k del Instituto Internacional San Telmo para el desarrollo económico y empresarial 2005.
Coach Personal y Empresarial desde 2002.
Formada en Física Cuántica aplicada al Crecimiento Personal.
Formadora de emprendedores en instituciones privadas y en colaboración con proyectos de la Junta de Andalucía.
Creadora del Método Renasant para el desarrollo del Emprendedor Consciente.
Consultas personales y de emprendedores a nivel particular.

Instructora de técnicas de meditación y relajación.
Practicante de diversas técnicas aprendidas en distintas partes del mundo y con maestros internacionales: Reiki, Terapia de Regresión, Ayurveda, Medicina China, Chi-Kung, Feng Shui, Emotional Freedom Theraphy (aplicando PNL), Constelaciones Familiares, Control Mental, Sanación del Árbol Genealógico y Psicomagia, entre otras.
Terapeuta Sanadora.

Colaboradora voluntaria en la fiscalización de ONGs en varios países de Centroamérica.
Conferenciante y participante asidua en revistas y programas de comunicación dedicados al crecimiento personal y a la formación de emprendedores.

Escritora y pintora.
Cree que es posible Ater Tumti: El Cielo en la Tierra.
Madre de dos hijos maravillosos con los que formo un equipo en constante crecimiento.

"Cocreando nuestra realidad económica"



El nuevo paradigma mundial exige cambios en todos los sistemas, pero sin el económico es difícil sostener a los demás y no existen alternativas. Es un deber de la conciencia espiritual comenzar a crear una economía diferente, acorde con nuestros valores. Pero este cambio debe comenzar en nosotros mismos usando nuestros proyectos como proyecciones y guía de nuestro propio crecimiento personal. Diseñemos el nuevo sistema económico; ¿a qué hemos venido cada uno?, pongamos a la persona en el centro de la empresa, el dinero como medio no como fin, utilicemos los recursos sin expoliarlos, hagamos al otro lo que nos gustaría que nos hicieran a nosotros, que nuestra actividad nos haga tan felices que "dejemos de trabajar" contagiando con nuestra prosperidad y felicidad a todos los que nos rodean.