Francisco Lobato

Francisco J. Lobato, nacido y residente en Madrid.

Desde su juventud y en apertura a las nuevas energías de los 80 dónde empezaron a gestarse los movimientos actuales a nivel espiritual, social y cultural, expresa su inquietud y vena creativa a través de la pintura, la música y performance.

Se inicia en la astrología psicológica como herramienta de conocimiento de si mismo y de comprensión del orden universal, con consulta abierta en el centro de Madrid durante tres años.

Empieza con 27 años su camino iniciático y de compromiso espiritual con el colectivo adentrándose en la energética como herramienta de apertura a la realidad vibratoria y sus diferentes aplicaciones individuales y colectivas.

Experto en Tarot Iniciático de los Maestros como vía de acceso a la trasmutación del inconsciente imparte cursos sobre distintos lugares.

En el 2003 abre su primer grupo de meditación consciente. Desde el 2006 es el responsable a nivel mundial de la Meditación del Tiempo Presente impartiendo talleres e intensivos y representante de la O.I.V.E.E (Organización Internacional de la Vía de Entendimiento España).

Investigador de la Telurología (ciencia que estudia las energías telúricas y sus influencias sobre el todo).

Ha participado como conferenciante en diversos congresos inter-religiosos y de espiritualidad, aportando herramientas y conocimientos del Tiempo Presente tan necesarios en estos momentos de apertura a la consciencia universal de la humanidad.

Técnica de la meditación del Tiempo Presente

La posibilidad para el hombre de ser antena de consciencia y unir el centro de la Tierra como expresión del espíritu de nuestro planeta y su Sí universal el Sol le capacita para ser realmente el cuerpo consciente o supraconsciente en estos momentos en los que la apertura a la Consciencia Universal como energía, se da si el hombre eleva su nivel de consciencia y hace las aperturas necesarias para ser co-creador de futuro enraizado en el presente.

Este es el posicionamiento que nos da hacer la remontada de las energías del núcleo del planeta hasta el sol a través de nuestros centros energéticos con sus correspondencias físicas, de cualidades y de posiciones de consciencia.

De una forma rápida se trata de visualizar el núcleo y percibir las energías del espíritu encarnado que remontan hasta la superficie de la tierra y que el hombre consciente percibe a través de sus pies y hace circular y remontar por su centros energéticos hasta el sol, liberando y cosnciencializando los instantes de nuestro planeta y abriéndonos a los planos sutiles y a los espacios de consciencia universal, por el acceso al vacío mental.